Home » , , , , , , » Vivaldi: una curiosidad

Vivaldi: una curiosidad

Escrito de E.J. Valdés publicado el jueves, 10 de agosto de 2017 | 00:00



Hacia 1713, Antonio Vivaldi estrenó un concierto para violín y cuerdas en Re mayor rematado con una peculiar dedicatoria: “a la solemnidad de la santísima lengua de San Antonio de Padua”. El entusiasta poco versado en menesteres religiosos puede preguntarse a qué obedece esta anotación y a ello traigo respuesta: esta obra, identificada hoy con el número 212 en el Catálogo Ryom (y que tiene un tercer movimiento precioso), fue escrita en honor de una de las más peculiares reliquias que encontramos en la historia del catolicismo.

Antonio de Padua, cuyo nombre verdadero era Fernando Martim de Bulhöes e Taveira Azevedo, fue un sacerdote portugués del siglo XIII que llegó a convertirse en uno de los santos más populares del rito católico; es rara la iglesia de esta denominación que no cuenta con una figura suya, y los fieles latinoamericanos le atribuyen toda una variedad de fantásticas cualidades: entre otras cosas, se dice que una oración dedicada a él ayuda a encontrar lo que se ha extraviado, que su “novena” hace milagros y que colocar una imagen suya de cabeza, o bien, arrebatarle al niño Jesús que lleva en brazos, puede traer el amor. Asimismo, se lo considera gran aliado de las solteronas desesperadas y se dice que solamente él puede conseguirle pareja a aquellas mujeres que se han colocado un vestido de novia ajeno. Sin embargo, esta asociación de San Antonio con el amor es más bien reciente, pues en realidad él solía ser mucho más conocido por asistir a quienes se dedican a la palabra; en vida él fue un gran orador, y era tan virtuoso que, cuando exhumaron  sus restos varios años después de su muerte, sus seguidores descubrieron que todo en su cuerpo se había corrompido salvo por la lengua, que presuntamente se conserva hasta hoy en la basílica que lleva su nombre, en Padua. Esta reliquia, al igual que otras tantas que proliferaron en Europa, fue objeto de considerable veneración los siglos siguientes, y puesto que Vivaldi fue un sacerdote activo en la cercana Venecia durante el siglo XVIII, es casi seguro que compuso su concierto con motivo de la fiesta del santo, que se celebra lo días 13 del mes de junio, y podemos tener la certidumbre de que esta obra se interpretó alguna vez en Padua, ante el altar que alberga su lengua.
 
Relicario con la lengua de San Antonio de Padua

Bueno, ahí lo tienen: este concierto está dedicado, literalmente, a una lengua. Recomiendo escucharlo en la grabación de la Orquesta de Cámara de Verona La Risonanza, con Juan Carlos Rybin en el violín.
Share this article :
Show Comments: OR

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger