Home » , , , , , » La envidia no usa maquillaje

La envidia no usa maquillaje

Escrito de Enid Adriana Carrillo Moedano publicado el viernes, 31 de marzo de 2017 | 00:00



La vi pasar el otro día.  Es fea, sí. Más de lo que pensé cuando la miré de lejos. Pero ese día la vi caminar por un pasillo y descubrí que la envidia es mujer y está loca. Supe que era ella porque me hizo sentir mal, incómoda, como si quisiera salir corriendo luego de mirarla fijamente a los ojos y darme cuenta de que su mirada no tenía fondo. Estaba hueca. Como si no pudiera llegar nunca al final porque había caído en un abismo.
 Algunas veces hui de ella y lograba sentirme a salvo, pues no es una sensación con la que quiera vivir. Es detestable pensar que ocupas espacio en su mente macabra, que vives allí como en una cueva en la que la humedad hará que te llenes de fango.
Durante mucho tiempo la vi caminando, mirando a otros e ignorándome a mí, y estaba bien, de verdad. Pero un día, la envidia decidió estacionarse en mí, así nada más, buscando mis cualidades para desbaratarlas, o al menos para intentarlo. Y nos miramos a los ojos y yo no vi fondo, y sentí vértigo porque supe que me había convertido en su nuevo blanco, en su víctima, para la que había entrenado durante años con otras personas, anidando telarañas en su mente que es más neurótica que brillante.
¿Qué hice yo? Mirarla fijamente,  explorar esa mirada que no tiene fin porque no hay nada por dentro. Y entonces pude observarla despacio y darme cuenta de que no usa maquillaje, de que es mujer, de que tiene miedo, de que es explosiva y simple como un globo al que le bastaría el piquete de un alfiler para eliminarlo.
Las cosas no se detuvieron con esos encuentros. La última vez que la vi sentí una profunda compasión, porque ya les dije, la envidia es mujer, y también yo. Entonces la entiendo, hay una parte de mí que la comprende, que quisiera decirle que no hace falta, que para qué, que encuentre el fondo, que sí existe, que está allí, detrás de su facha, debajo de todo lo que le sucedió. Quisiera decirle que se vaya, que no se engañe, que pare ya, que no me mire, no porque le tenga miedo si no porque lastima, porque me incomoda.
Hace poco la vi de nuevo, sin maquillaje. Y no lo usa porque no le hace falta, porque la envidia no puede cubrirse o taparse, no puede disfrazarse de nada, siempre se revela frente a nosotros como lo que es: una cara malvada con mirada sin fondo y mente preocupada por la vida de los demás.
Creo que esta vez ella me vio a mí también y descubrió que le tengo compasión y eso sólo la hizo enfurecer. Se enojó porque vio que no tengo nada, pero que soy algo, que mi mirada sí tiene fondo, que no hay abismo ni espiral ni nada , esta vez la del vértigo fue ella y se quedó callada y ese silencio me dio frio, como todo estos días desde que estoy cansada, caminando entre muertos que se creen muy vivos.

Share this article :
Show Comments: OR

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger