Cuentos cortitos

Escrito de María Mañogil Feliciano publicado el lunes, 12 de diciembre de 2016 | 00:00

Ésta es parte de una colección de mini relatos de la que dispongo y que me gustaría que leyerais. Ideal para aquellos que gustan de leer, pero que se cansan rápido o tienen fobia a los textos largos.

LA BELLEZA ESTÁ EN EL INTERIOR

Yo era una mujer muy superficial. Pero un día empecé a cambiar y decidí no fijarme tanto en el exterior y a querer ver a los hombres cómo en verdad eran por dentro.
Tengo el congelador lleno de vísceras y los cuerpos los fui enterrando en el jardín de mi vecino. No es que me molestaran, pero empezaban a oler mal.
Me siento feliz porque he conseguido ver el interior de las personas, que es lo que hay que valorar al fin y al cabo.


LA SONRISA DE LA MUERTE

No me da miedo morir; me da miedo morir sin haber hecho nada en mi vida que sea digno de recordar y que me arranque una última sonrisa mientras esté muriendo. A no ser que la forma en que muera sea tan violenta que haga que se me desencaje la mandíbula y mi sonrisa se convierta en una carcajada eterna, lo que sería también a la vez de macabro, maravilloso.

EL BORRADOR DE RECUERDOS

Inventaron una máquina para borrar los recuerdos. Salió en una película, pero no era ficción; era real.
El inventor de ese artilugio compuesto de unos electrodos conectados desde un ordenador hasta el cerebro de un humano, fue el primero en probar su funcionamiento, supervisado por él mismo y un ayudante. Y fue un éxito en parte: consiguió borrar algunos de sus recuerdos, entre los que se incluyen el funcionamiento de dicha máquina y dónde cojones guardó la información para hacerla funcionar de nuevo. Por eso nunca se patentó.
Sin embargo, el inventor sí recuerda haberse sometido a tal experimento y eso lo convierte en víctima de su propia locura.
Desafiar a la memoria es más peligroso que desafiar al mismísimo Tiempo, el único dios en el que creen hasta los ateos.

SIN TÍTULO

Confundió mi risa con que le estaba mintiendo, cuando yo no necesito ponerme seria para decir la verdad.
Quizás es que él sólo había tratado con mujeres que esconden mentiras detrás de la sonrisa.

EN EL FONDO LO AMÉ

Me dijo que quería conocerme más a fondo y le invité a ir a la playa, una que yo conozco por la que no pasa ni Dios.
Allí nos arrancamos la ropa rodando sobre la arena, nos metimos en el agua y mientras su boca recorría mi cuerpo, lo agarré del pelo y sumergí su cabeza sujetándola entre mis piernas.
Murió ahogado, pero en el fondo me conoció, que de eso se trataba.
Escribo desde la cárcel de mujeres, celda 21.
Tenemos wifi.


FEMINISMO

Reivindicaba con énfasis su derecho como mujer a no usar compresas ni tampones durante su periodo menstrual, al ser éste un proceso natural por el que ninguna de nosotras debería avergonzarse, ni mucho menos ocultar.
Mientras hablaba y hablaba, yo, por introducirme en el tema, le expliqué con todo detalle lo incómodo y desagradable que me resulta algo tan natural como el semen resbalando por mi entrepierna. El sobrante que sale del cuerpo de las mujeres después de que ya haya cumplido su función de transportar a los microscópicos espermatozoides cerquita del cuello uterino, para emprender su viaje hacia su destino.
Todo ello lo expliqué, al igual que ella sus argumentos, en la terraza de un bar, en pleno centro.
Algunos hombres se levantaron para aplaudir mi discurso, mientras sus acompañantes mujeres , junto con la mía, me miraron con repulsión.
Ya no existe el respeto por la opinión ajena en este país.

PESADILLAS

Una vez mientras soñaba, otra yo apareció en mi sueño y me dijo que despertara, que estaba teniendo una pesadilla. Desperté y desde entonces nada ha vuelto a ser lo mismo.
Desde que me levanto hasta que me acuesto siento que alguien sacude mi cuerpo, por momentos noto que voy a perder el equilibrio y en alguna ocasión me he caído.
El médico dice que es vértigo.
De la voz no le he dicho nada. Esa voz que me recuerda a la mía grabada en algún reproductor de sonido y que escucho justo antes de cada sacudida: ¡despierta, estás teniendo una pesadilla!

MÁS PESADILLAS

Ayer soñé con mi propia muerte y después no había nada. Sólo desperté aquí.
Quizás haya muerto en los sueños y no vuelva a tener más. Si es así estoy condenada eternamente a la peor de las pesadillas: la vida.

BUEN APETITO

Quería comerse el mundo y parece que lo consiguió.
Su barriga es la mejor prueba de ello.

OPTIMISTAS

–Debes hacer lo que te haga feliz a ti sin pensar en lo que piensen los demás–, me dijo como siempre con su peculiar sonrisa y alegría por la vida.
Y saqué el rifle y le pegué un tiro en la frente.

HANSEL Y GRETEL, VERSIÓN ALTERNATIVA

Hansel y Gretel, guiados por la avaricia y la gula, se comieron no sólo la casa de chocolate, sino también a la bruja y al gato. Y a todos los miembros de la familia Grimm que los observaban, expectantes, desde fuera del cuento.

VISITA INESPERADA

Un día entró un murciélago por la ventana de mi casa, de esos pequeños que en Mallorca les llamamos rates pinyades.
Se quedó todo acojonado en la barra de la cortina y tuve que subirme a una escalera para convencerle de que se desenganchara de ahí. Tenía mucho miedo el pobrecito.
Creo que comen mosquitos, pero no encontré ninguno en ese momento, me habría gustado darle algo de comer para compensarle por el susto.
Desde entonces guardo mosquitos en la nevera por si acaso.
Me gusta ser una buena anfitriona aunque la visita se presente sin avisar. A no ser que sea un humano, que en ese caso le doy con la puerta en las narices o directamente no le abro. Y si entra por la ventana y se queda enganchado en la barra de la cortina le doy con el palo de la escoba para que se caiga.
Share this article :
Show Comments: OR

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger