Avioncitos rojos

Escrito de María Mañogil Feliciano publicado el jueves, 13 de octubre de 2016 | 00:00

En recuerdo del escritor René Avilés Fabila.

Domingo, 9 de octubre de 2016.

Esta tarde, mientras soñaba que el cielo se llenaba de pronto de avioncitos rojos orbitando una especie de estrella fugaz, y mientras yo era incapaz, en mi sueño, de tocar el icono de la cámara fotográfica de mi teléfono móvil, que parecía haber dejado de funcionar, para dejar constancia de tan maravilloso espectáculo, alguien se estaba yendo en la vida real. Tal vez a otro lugar descrito cientos de veces por su inusual memoria de genio, como recuerdos escritos de otras vidas, de otros mundos.

Allí se iba, mientras yo soñaba, alguien por quien sentía un enorme respeto y una profunda admiración, que me hacían correr cada domingo por la mañana con el desayuno en la cama, a leer su última minificción; de lo contrario no podía desayunar, pues se convirtió esa lectura dominical en parte de un ritual que ahora, no sé cómo mi mente compulsiva podrá reemplazar.

Esta tarde, mientras soñaba, se iba un gran escritor sin yo saber, en mi sueño, que mientras tendía mi mano hacia el cielo y la agitaba, señalando con mi dedo a avioncitos rojos, era a él a quien despedía.

¿Qué otro homenaje podría hacerle sino dedicarle mi último sueño? Seguir leyendo cada uno de sus pequeños relatos que me cautivaban no bastará. Seguir buscando cada domingo por la mañana`su cuento entre las sombras de millones de palabras no escritas no será suficiente, pues entiendo, con resignación y tristeza, que ya no las hallaré en este plano. Tal vez en sueños sí.

Se nos fue un creador de cuentos a despertar a otro mundo, entre sus personajes, quienes podrán disfrutar cada domingo de su última minificción, llena de historias de aquí, mientras desayunan. Que me lo cuiden cuando les hable a ellos de mí. Que lo respeten y admiren. Que me lo mimen. Porque esta tarde, mientras yo soñaba, vi como el cielo se llenaba de pronto de miles de avioncitos rojos orbitando una estrella fugaz. Éramos nosotros pidiéndole que se quedara y era él quien se alejaba sonriendo. Y brillando.

Share this article :
Show Comments: OR

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger