Home » , , , , , , » El día que todo se fue a la verga IV

El día que todo se fue a la verga IV

Escrito de Tuzo Pillo publicado el lunes, 18 de julio de 2016 | 22:50

Pensamiento sabatino en Twitter


A una veracruzana chaparra…
Han pasado días    sin cuento    desde que busqué tu abrazo
y sin hacer lo honroso     por días sin cuento     también     te miro aún
Me revuelve el estómago tu rostro
tu paupérrima cultura     de léxico atolondrado     futbolero
Innoble no te has ido
                         a la verga
                                 como el día
y te quedas        sin motivo        a darme gomas
siempre ahí            siempre distribuyendo
                   sin más interés
                        que evadir el hastío
tu sucedáneo            de cariño            de amistad
Eres            si no una afrenta
                              provocación de anhelos infestados de basura
Garantía               puta y miserable            de que si algo
                                                                                      es seguro en esta vida
no es el dolor                                               ni el pasmo de la muerte
sino tu manía                                                             jodida y aberrante
Te debo una caricia          o una violación

La santa


Me guardaré tu nombre hasta que la muerte
—de uno de los dos—
deje en libertad mis labios.
Voy a escribirte un verso
que suene a reclamo
solamente porque sepas
cuánto te he despreciado.
Te dejaré en la paz de tus insultos,
no importa si la lengua
es maldiciente o cauta,
contigo
todo es disolución de eternidades.
Tú eres maldad.
Yo solamente soy la brisa
de un arcano aliento.
Tú          eres el accidente que evitaban
                                                                        mis pasos
una noche          que maldigo entre dientes,
                                                                           a diario,
desque recuerdo la vanidad
que traicionó
si miserable
                                                un regalado
                                                                        destino;
si endemoniado                   apacible,
como el cruce de las ánimas
hacia la puerta que grabó
el célebre hijo de Alighiero.
                                                                        Chispa o inefable resquemor
viniste
                                                                        a condenar paces ajenas.
¿Te ha sido tan gravoso
respetar mi luto?
¿Es que no pagué tu sangrienta
                         despreciable                    ominosa                                              des]                                                                                                                       [piadada
deuda
tiempo atrás
o no di                 satisfacción a tu inicuo
                    pecho
cuando borré mis huellas
de tu vía?
¿De mí qué más querías si
mi placer es regodearme
                                                entre las putas
lejano a tu descaro           perdido
de tus intentos por no ser tu propia víctima?
De mí              ¿qué más exiges
si no te debo nada
ni me debes tú
                                                los odios que se extinguen?
¿Te ha amenazado tanto mi bonanza?
No quiero tu gracia
ni que te acuerdes de mi nombre
ni que a la noche
                        excites contra mí
                                                las ánimas impuras
ni que en el santo reposo
que compraron para ti otros malditos
te turben          mi sombra          ni el susurro de mi voz
que canta
                       endechas y fábulas
de tierras que para ti no existen
ni que tu figura resplandeciente
con brillos hurtados
hiera mis ojos.
De ti quiero el silencio                y nada.
Share this article :
Show Comments: OR

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger