PACHUCA CITY BLUES

Escrito de Enid Adriana Carrillo Moedano publicado el miércoles, 8 de junio de 2016 | 00:00



Siempre he tenido una enfermiza relación con mi ciudad. Es algo que ha marcado mi vida, que la define, que la atraviesa de todas las formas posibles. Creo firmemente en que el lugar en el que naces deja huellas indelebles en tu vida. Y cuando en ese lugar también creces, y amas, y pierdes y ganas y odias y engañas, la relación entre el espacio geográfico y el emocional es inquebrantable.
Hace tiempo que la ciudad me ha mostrado otra cara, la de la noche. De noche esta ciudad es un blues y a eso le quiero escribir. Y es que cuando el día muere, las calles de esta ciudad se convierten en extraños laberintos  bañados por una tramposa tranquilidad de la nunca sabes qué esperar. Esta “otra ciudad” es complicada para mí, porque desde que   la noche y sus personajes, ministros del caos, me han sido revelados, las partes más débiles de mi estructura se han tambaleado.  
No logro entender el ritmo de las cosas, ni de las personas, mucho menos las razones de la revelación en este preciso momento de mi vida. La noche emerge con fuerza y su oscuridad me cierra la visión periférica mientras  yo me dejo llevar, perdida entre las horas que me regala la oscuridad. Y voy por esas horas repitiéndome, multiplicándome, desdoblándome, sintiendo como  si cada careta (mía y de la gente) cayera con el aire que se pone soberbio y embustero.
Busco entre las calles una pista del exacto lugar en el que nace la noche para por fin poder aniquilar esta nostalgia de la que se llena la vida cuando el día termina en esta ciudad. De noche Pachuca es un blues que se cuela doloroso y sentido por tus oídos, arañándote por dentro con el sonido de su melancolía. De noche en este lugar pasan cosas que la mañana no puede reconstruir. De noche sueño con la luz que por las mañanas me atormenta, de noche creo y sueño y resisto, soporto y peleo de vuelta contra los fantasmas que se escurren por las alcantarillas; de noche todo se acomoda y te pone a prueba, y  al paso de este ritmo, he aprendido a bailar con la oscuridad.


Share this article :
Show Comments: OR

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger