Home » , , , » Robert H. Barlow, el prehispanista más terrorífico

Robert H. Barlow, el prehispanista más terrorífico

Escrito de E.J. Valdés publicado el lunes, 9 de noviembre de 2015 | 00:00

Colaboración especial. Texto de Gilberto Blanco



Hace un año recibí una invitación del Centro Cultural Tlatelolco para impartir la clase sobre La Triple Alianza (Tenochtitlan, Tetzcoco, Tlacopan). Cuando me puse a hacer la investigación me encontré con un libro titulado La extensión del imperio de los culhua mexica[1]. El libro era de un tal Robert H. Barlow. Nunca había oído hablar del autor, sin embargo el libro no sólo me fue de utilidad, sino que fue el mejor libro que había leído sobre la Triple Alianza además de uno de Pedro Carrasco[2]. Busqué más libros de aquel Barlow y me encontré con que era un experto en los códices del centro de México, así como de la historia de los mexicas en su etapa inicial.


Una de sus tesis más importantes es en la que afirma que en un inicio, y hasta aproximadamente el gobierno de Motecuhzoma Ilhuicamina, los mexicas y los tlaxcaltecas eran ciudades aliadas. Además, su libro en el que trata la rivalidad de Tlatelolco con Tenochtitlan[3] me pareció otra de sus obras cumbre.


Este año fui profundizando en el tema de la literatura de terror. Releí a Lovecraft y a Poe y comencé también a leer al círculo de Lovecraft, a un par de autores góticos anteriores a Poe como E.T.A. Hoffman y luego decidí acercarme a escritos académicos que versaran en torno a tan interesante literatura.

Necesariamente ese camino me llevó al ensayo de Lovecraft[4] sobre dicho género.

Se preguntarán ustedes por qué cambié radicalmente de tema, pasando de un historiador especialista en el México Antiguo a la literatura de terror. Pues bien, la respuesta es sencilla: cuando leí el ensayo de Lovecraft descubrí que él menciona en más de una ocasión a un tal Robert Barlow.

Cuando leí el nombre en el ensayo sonreí al pensar en la coincidencia de que el amigo de Lovecraft fuese homónimo del historiador prehispanista. Sin embargo, más adelante me encontré con otra mención a ese Robert Barlow, sólo que esa vez Lovecraft escribió una H entre el nombre y el apellido.

Empecé a creer que no era coincidencia y que no eran homónimos pero, ¿cómo es que un amigo de Lovecraft, escritor de algunos cuentos de terror, iba a terminar siendo historiador prehispanista? No me cabía eso en la cabeza pero me decidí a investigarlo, y ello me llevó a descubrir la vida del prehispanista más terrorífico que haya conocido.

Robert Hayward Barlow nació el 18 de mayo de 1918 en Leavenworth, Kansas, sin embargo, gran parte de su vida la pasó en Georgia, Florida y Washington D.C.. Fue durante este tiempo que conoció a Howard Phillips Lovecraft.

Se dice que Lovecraft no sabía que Barlow tenía sólo trece años cuando comenzó su correspondencia. Después de 1931, año en que comenzaron a tener contacto, Lovecraft motivó a Robert Barlow a publicar los que eran sus primeros cuentos de terror, como son “Annals of the jinns”, “The slaying of the Monster” y “The Hoard of the wizard-beast and one other”. Por aquel entonces también comenzó a cartearse con su tocayo, Robert E. Howard, otro personaje destacado del círculo de Lovecraft.


Lovecraft visitó frecuentemente a Barlow cuando éste residía en Florida y se volvieron grandes amigos pese a la diferencia de edad. Barlow se volvió parte importante de la vida de Lovecraft, pues fue él quien conservó la mayoría de los manuscritos de Lovecraft después de su muerte, pues él mismo se encargaba de mecanografiarlos, tarea que Lovecraft odiaba más que nada en este mundo.

Gracias a esto, Barlow también trabajó como editor de su propia revista, The Dragon-Fly, donde se publicaron, entre otros, cuentos como “Los gatos de Ulthar”. A la muerte de Lovecraft, Barlow participó en la edición y publicación de su biografía, así como del cuaderno de notas (que ha inspirado a un servidor a escribir ya un par de cuentos) que usaba Lovecraft cuando soñaba o imaginaba algo.


La muerte de Lovecraft y algunos problemas familiares cimbraron la vida de Barlow. En 1943 decide viajar a México llevando consigo el manuscrito original de “En la noche de los tiempos” —mi cuento favorito de Lovecraft— y unos amplios conocimientos de antropología mexicana que no he logrado rastrear cómo y dónde adquirió, por lo que comenzó a dar clases de historia y antropología en diversas escuelas. En 1948, cuando se descubre la genialidad que tiene Barlow para la historia antigua de México, se vuelve presidente del departamento de antropología en el Mexico City College (ahora Universidad de las Américas) donde tuvo contacto con muchos antropólogos e historiadores famosos de la época.

Barlow aprendió a la perfección el náhuatl y se volvió un experto de los códices del centro de México, si bien también trabajó códices mayas y mixtecos. Conoció a escritores como William Burroughs, además de a otros tantos que también pertenecieron al círculo de Lovecraft.

Es muchísimo más lo que hizo, escribió y conoció Barlow, y hubiera hecho aún más de no haberse suicidado, sin embargo, sus hechos son demasiados como para seguirlos redactando aquí.

En 1944 Barlow mostraba ya indicios de una depresión profunda y con tendencias suicidas. Todo estalló cuando comenzó a recibir amenazas. Esas amenazas no eran de muerte ni nada parecido; sencillamente se le amenazaba con hacer pública su homosexualidad, algo que le hubiera arruinado la vida en esa época. Presionado por ello, el primero o segundo día de enero del año 1951, Howard se encerró en la habitación del hotel en que se hospedaba en Azcapotzalco y colgó un letrero escrito en pictogramas mayas que se tradujo como “No molestar. Quiero dormir mucho, mucho tiempo”. Barlow ya no despertó tras la cantidad de pastillas que consumió.


La vida de Barlow fue sumamente interesante y destacó en cuanto hizo. Es injustamente poco recordado tanto como amigo de Lovecraft  y como escritor de terror (se recuerda más a otros Roberts como Howard, Bloch, Chambers) y es injustamente poco recordado como prehispanista (se recuerda más a León-Portilla, Monjaras-Ruiz, los López…), por eso he decidido recordarlo en este breve homenaje.

Cuando sea grande quiero ser como él.





    [1] Barlow, Robert H., La extensión del imperio de los culhua mexica, trad. y notas de Jesús Monjaras-Ruiz, México, INAH-Universidad de las Americas, 1992, 262pp.
    [2] Carrasco Pizana, Pedro, The Tenochca Empire of ancient Mexico: the triple Alliance of Tenochtitlan, Tetzcoco and Tlacopan, Norman, University of Oklahoma Press, 1999, 542pp.
    [3]  Barlow, Robert H., Tlatelolco: rival de Tenochtitlan, México, INAH, 1987, 164pp.
    [4]  Lovecraft, H.P., El horror sobrenatural en la literatura y otros escritos teóricos y autobiográficos, ed. Juan Antonio Molina Foix, Madrid, Valdemar, 2010, 451pp.
Share this article :
Show Comments: OR

+ comentarios + 2 comentarios

11 de noviembre de 2016, 15:08

Wow... Genial impresion acerca de la vida, obra e influencia de Barlow. Con este escrito me motivaste a buscar mas de su faceta como antropologo y prehispanista; de su obra fantastica recomiendo ampliamente su relato Hasta en los Mares, escrito en colaboracion con Lovecraft. Saludos!

15 de noviembre de 2016, 18:58

@Jorge Sanchez ¡Hola, Jorge! Qué gusto que te haya interesado esta entrada. Aquí tienes un foro abierto para leer, comentar y también escribir. ¡Saludos!

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger