Con tecnología de Blogger.
Últimas entradas

¡Billy Zane no lo salvará del tráfico!

Escrito de E.J. Valdés publicado el jueves, 23 de noviembre de 2017 | 00:00


Estaba atorado en el tráfico de Avenida Guerrero. Aunado a que ésa siempre es una zona complicada en hora pico, a un infeliz se le había descompuesto la máquina justo en la rampa que conduce al Puente Corregidora, y los automóviles que intentaban cambiar de carril y aquellos que se los impedían sólo contribuían al caos. Cuento de nunca acabar. Estaba cansado tras un día duro en la oficina y, aunque deseaba llegar a casa cuanto antes, sortear este embotellamiento me tomaría, cuando menos, cuarenta minutos. Aferré las manos al volante y subí el volumen a la música: en esos casos no queda más que resignarse. Sin embargo, de repente todos comenzamos a avanzar y muy pronto estuve cerca tanto del sitio del percance como de una calle que podía sacarme de allí y llevarme a mi destino. ¿A qué se debía este súbito cambio de marcha? No tardé en descubrirlo: varios metros más adelante un hombre organizaba el flujo vehicular. Con singular dinamismo ayudaba a que todos rodearan el coche descompuesto, apresuraba a aquellos automovilistas fisgones que se detenían y se aseguraba de que aquellos que tomarían el puente no estorbaran el paso de quienes no. Cuando estuve más cerca y pude ver su rostro, éste me resultó tan familiar que bajé la ventanilla para asomar y cerciorarme de que no lo confundiera: era Billy Zane, el actor de Hollywood. ¿Qué hacía la estrella de Titanic y The Phantom allí, en medio del tráfico de las siete? No tenía idea, pero nos había ahorrado mucho tiempo a todos los que circulábamos por allí.

            “No cabe duda de que también es un héroe fuera de la pantalla”, pensé.

            Mas una máxima universal dicta que cuando las cosas van demasiado bien, sin falta algo estropeará todo, y aquella tarde no sería la excepción. Cuando ya veía cercana la desviación que me llevaría a Bulevar Colosio y a mi hogar, unos golpes en la portezuela me sobresaltaron. Volteé para descubrir que se trataba de mi amigo, el señor Pereira, a bordo de su bicicleta. Sonreía como hace cada que trama algo en mi contra.

            —¡Billy Zane no lo salvará del tráfico! —me dijo, y pedaleó hasta donde el actor dirigía los coches—. ¡Eh, Zane! —le gritó—. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste en una película? ¡Eres un fraude! ¡Tu carrera está acabada!

            Al escuchar esto, la carismática sonrisa de Billy Zane dio paso a una amarga mueca. Fue como si las palabras del señor Pereira le hubieran encogido el corazón. Entonces dejó de dar indicaciones a los automovilistas y, presa de la congoja, fue y se encogió en posición fetal a la orilla del camino. Sin él para guiarlos, los conductores pronto retomaron sus barbáricas costumbres y, en cuestión de segundos, el flujo ordenado se convirtió en el alboroto típico de aquellas horas. La desviación que antes viera tan cercana, de pronto estaba muy, muy lejos.

            —¡Billy! —grité por la ventanilla—. ¡Regresa por favor! ¡Te necesitamos para salir de aquí! ¡Billy!

            Pero el actor estaba demasiado inmerso en la autoconmiseración como para escucharme: se había hundido igual que el Titanic.

            Entonces el señor Pereira de nuevo zigzagueó entre los coches hasta mi ventanilla.

            —¡Se lo dije! ¡Billy Zane no lo salvará del tráfico! ¡Disfrute del embotellamiento!


            Y dicho esto pedaleó veloz entre aquel río de luces amarillas y rojas hasta perderse de vista, mientras que yo me quedé allí varado, muy lejos del descanso que anhelaba, otra media hora.

Tú eres

Escrito de Tuzo Pillo publicado el miércoles, 15 de noviembre de 2017 | 00:43

Suene el nombre tan callado,
por lo abyecto de su caso,
y al sonar ábranle paso
porque entonces ha estallado,
con la furia de la inquina,
contra el hombre señalado
el petardo ya anunciado
que a ultimarlo se destina.
Y coloquen en sus muros
cuantos lo aman ciegamente
con orgullo, alta la frente,
sus descargos y conjuros,
sus excusas y defensas,
contrataques y reveses,
como obedientes las reses
sufren del vaquero ofensas
con tal que los tiernos pastos,
por él antes escogidos
y por ellas tan queridos,
hagan las veces de abastos,
no importa a quién en la yerba
donde tan tranquilas pacen
o forzaran o ultrajasen
sin la mínima reserva
las ansias de su pastor
que, como buen protestante,
si ve a Cristo por delante
va detrás Judas traidor.
Nómbrese a sí mismo y diga
que él es él; que ellos, nosotros;
que los victimarios, otros
y que nadie lo desdiga.
Ea, pues, Felipe Montes,
que en el mundo eres infame,
échale más leña al mame
antes que a la ley afrontes
y en discurso tan sagrado
como es el pedir justicia
plágate de la estulticia
que te ha caracterizado:
dinos algo que nos guíe
a saber que lo hiciste
por mucho que lo escondiste
a la luz hoy sale y ríe
de saber que la confianza
que rompiste con ultraje
de la cárcel el paraje
ante ti pinta en venganza.

Panteón a las putas que malatienden

Escrito de Tuzo Pillo publicado el lunes, 13 de noviembre de 2017 | 00:00

Las que se quejan porque sin hacer,
aunque dizque jalan, nada reciben
tan solo del hambre han de fenecer
si antes por huevonas no las proscriben.
Todas las putas del ramo,
desde estiradas careras
a las que cobran un gramo,
serán tristes calaveras.
Las que se sienten preciosas
por tener culazo y tetas
como no salgan de ociosas
serán huesos en chancletas.
Las que salen cada noche
a esperar que las inviten
y una jarra a troche y moche
beben sin que las inciten
y después quieren botellas
y privados especiales
pero interponen querellas
a los toques iniciales
serán inertes canillas,
tibias, cuando fueron frías,
raídas de las polillas
y calaveras vacías.
Las que por dentro «no, nada»
y por afuera «jamás»
en una zanja orinada
tendrán su tumba y no más.
Las que el número te dan
prometiendo de cumplirte
y al llamarlas nunca están,
o dicen, por eludirte,
serán tilicas piltrafas
que tendrán en el sepulcro,
en pago por sus estafas,
un cajón vacío y pulcro.
La Flaca vendrá a llevarse
a las que, una vez sentadas,
hallan cómo relajarse
lanzando a todos cagadas.
A las que piden dos chelas,
para ellas y sus amigas,
y, después, hasta las suelas
a renovarles te obligas
por haberlas convidado,
la Pelona justiciera
las hará hueso pelado
en atuendo de tanguera.
A las que piden canciones
cobradas que nunca suenan
la Huesuda a trompicones
volverá ánimas que penan.
A aquellas putas gritonas
que ensordecen a sus clientes
la Calaca hará pelonas
tembeleques y silentes.
En fin, a todas las viejas
que se quejan del negocio
pero nada las pendejas
hacen por salir del ocio
irán derecho a parar
al pozo del camposanto
y aunque quisieren cobrar
no valen sus vidas tanto.
Las rameras hacendosas más ganan
en esta vida difícil, jodida,
aunque sus nombres de siempre profanan
y dicen que se morirán de sida;
lo cierto es que las putas que trabajan
a la Muerte o le rezan o barajan
y en vez de inanición, que es fin abyecto,
encuentran el final de su trayecto
en males de aristócrata opulento,
pese a que mueren pobres, lo comento:
algunas carcomidas de cirrosis
pero las más de recia sobredosis.

Infinity Stones: ¿en dónde están?

Escrito de E.J. Valdés publicado el miércoles, 8 de noviembre de 2017 | 00:00

Este apunte contiene spoilers

Se acerca el gran momento del universo cinematográfico de Marvel con la primera parte de Infinity War, a estrenarse en mayo de 2018. Luego de diez años y casi veinte largometrajes de por medio, los Avengers por fin enfrentarán a Thanos en el que será el evento fílmico del año. Las Gemas del Infinito (rebautizadas como Infinity Stones dentro de esta continuidad) serán parte central de este conflicto, y en el presente apunte quiero repasar el paradero de cada una de ellas hasta el final de los eventos que vimos en Thor: Ragnarok.


Space Stone (azul)
Almacenada en el Tesseract, un artefacto cósmico que, de alguna manera, llega a la Tierra durante la Segunda Guerra Mundial y forma parte de los planes de conquista de Red Skull. Posteriormente Loki lo adquiere para desatar la invasión Chitauri en The Avengers y, tras ser derrotado, éste regresa a Asgard. En Thor: Ragnarok vemos el Tesseract en la bóveda de Odín junto con otros tesoros. Es muy probable que de nuevo esté en poder de Loki, pues bien pudo hurtarlo antes de detonar el Ragnarok.

Mind Stone (amarilla)
Previo a los eventos de The Avengers, Thanos forja una lianza con Loki y le entrega un centro que utiliza, entre otras cosas, para manipular a Hawk-Eye y Erik Selvig. Después de la batalla de Nueva York, el cetro cae en manos de Hydra y Ultron lo recupera para dar vida al androide Vision en Age of Ultron, quien hasta ahora la conserva.

Reality Stone (roja)
Su única aparición es en Thor: The Dark World. Malekith la utiliza para construir el Aether. Tras su derrota, los asgardianos entregan esta arma al Coleccionista, en cuyo poder permanece.

Power Stone (morada)
Está contenida en una esfera que Star-Lord obtiene al principio de Guardians of the Galaxy. Este objeto cruza su camino con sus nuevos aliados y con Ronan el Acusador, quien desea recuperarla para Thanos. Durante la aventura, el Coleccionista revela que el orbe contiene en su interior una Gema del Infinito, misma que los Guardianes utilizan para salvar a Xandar. Tras el conflicto la entregan a los Nova Corps, quienes aún la resguardan.

Time Stone (verde)
Está contenida en el Ojo de Agamotto, el amuleto que Stephen Strange utiliza para salvar a la Tierra de Dormammu. Posteriormente fue almacenada en Kamar-Taj, en Nepal.

Soul Stone (naranja)
Ésta es la única gema cuyo paradero no ha sido revelado. Corren numerosas teorías al respecto, algunas de las cuales fueron desmentidas en Thor: Ragnarok, como que ésta se encontraba dentro de Odín mismo o era parte de Mjölnir. Persisten, sin embargo, aquellas que apunta a los ojos de Heimdall o al meteorito que dio origen al Vibranium en Wakanda. Puesto que Black Panther es la única película que resta antes del estreno de Infinity War, es probable que por fin la veamos allí, o bien, en el transcurso de la batalla contra Thanos.



El Universo Cinematográfico de Marvel arrancó, sin proponérselo, en 2008 con Iron Man, y sabemos que seguirá activo por lo menos hasta 2020, año en que se estrenará la tercera parte de Guardians of the Galaxy. Si acaso vivirá más allá es algo que está por verse pero pinta muy probable.

El gif y el sueño

Escrito de Tuzo Pillo publicado el martes, 7 de noviembre de 2017 | 00:00

Anoche he soñado con un gif.

Estaba en uno de esos espacios oníricos que parecen camas pero a la vez son contenedores del universo. Tenía cara de cuchitril y había sábanas que pendían del techo como si fueran paredes vaporosas. Ahí estaba con una mujer —en mis sueños suelen aparecer mujeres— y entre tiernos abrazos y palabras vino a ensombrecernos el temor del rompimiento.

En los sueños las cosas más inofensivas son capaces de despertar pánico; las más horripilantes, risa; las menos dolorosas, llanto; las más graciosas, excitación… Acostumbrado a mirar en el oneirismo toda suerte de prodigios, calmé a mi acompañante recordándole que no éramos reales sino mero producto de mi conciencia, misma que quizá estaba a punto de recobrar si tomábamos en cuenta lo lógico de mi digresión.

Ella me preguntó qué era el amor.

No respondí. En lugar de eso me limité a mostrarle un video de Youtube en el que se sucedían imágenes inconexas de artefactos, naves de guerra y mares. Debajo aparecían palabras y figuras como de ocho bits. Parecían subtítulos. Y pensé que serían un gif muy interesante si lograba capturarlos en semejante formato.

He escuchado muchas veces que en los sueños no se puede leer, pero yo sueño con palabras desde hace mucho y anoche nuevamente he leído esos subtítulos, que a la sazón estaban en inglés; la voz del video hablaba en español.

El amor es de quien lo hurta del corazón de su dueño. Robo. Sttaple [así aparecía, aunque debía ser stipple]. Amor. [figura de ocho bits de un dragón]. [palabra ininteligible]. [carácter oriental, quizá japonés o chino pero definitivamente no coreano]. Conocer. Amante. [astersico blanco].

Me di cuenta de que ella se había ido en una de las naves marinas del video y a lo lejos se despedía con la mano.

Comencé entonces una entrada de blog que empezaba:

Conocí That 70”s Show cuando se transmitía por Canal Sony. Esa fue la primera vez que vi a Donna…

Calaverita a Mujer Luna Bella

Escrito de Tuzo Pillo publicado el jueves, 2 de noviembre de 2017 | 02:00

Con fruición y sin pudor,
Luna Bella se desnuda
no sabe que la Huesuda,
disfrazada de señor,
es el actual pagador
que abanica los billetes,
que la toca y picoretes
le deja por todas partes,
lujuriosos estandartes
o de lascivia juguetes.
Mas cuando ya se dispone
a montar al convidado
el engaño es desvelado,
el semblante descompone
y ya a suplicar se pone
que más tiempo le permita
y se enmendará de veras:
“Si perdonarme quisieras
arrepentida y contrita
cristiana seré, Flaquita”.
“No me trago yo ese engaño.
La otra vez que te tenía
juraste que así sería
y ni duraste medio año”.
“Entonces el travesaño
de la casita sagrada
donde está Mamá Lupita
iré pronta y expedita
de mis faltas agobiada
por salir reconciliada
genuflexa hasta el altar
a cruzar como devota”.
“Guárdate esa chirigota
porque tengas qué contar
en el infierno y lograr
que los demonios se rían”.
“Muerte rigurosa, amigos
tengo menos que enemigos
pero aún se morirían
si me llevas”. “No se irían
porque ni a ellos les importas
¿o acaso se te olvidaron
cuando veinte te violaron
o las mil veces que abortas
o que solo te confortas
hasta el culo de drogada?
Muchas veces te abracé
y de ti misma intenté
salvarte con mi llegada
mas si aún estás parada
es porque creí que acaso
te corregiría el susto
pero observo que más gusto
tomas en dar el mal paso
y así ya no tiene caso”.
“¿Y de Youtube mi canal?
¿Y mis tuits y mis parodias?
No irás a decirme que odias
mi trabajo cultural;
mira: soy intelectual,
tengo en Instagram un libro;
en Snapchat, reportajes;
hago en Tumblr modelajes
y en el Face o Caralibro
canto, maquillo, equilibro…”.
Luna Bella quedó tiesa
cual la verga de algún cliente,
cayó rígida y silente
como regla, aunque era aviesa;
de la Parca quedó presa.
En el infierno Satán
le da torturas notables,
no porque jalara en tables
sino por su mal afán:
siempre la pasó bacán
prometiendo de enmendarse,
de abrazar la religión,
de buscar de Dios perdón
y hasta de ir a confesarse
mas optó por condenarse.

Calaverita a los derechos de autor

Está la Hedionda formada
en la fila de INDAUTOR,
trajo guadaña afilada,
manto y ceño retador.
“A leguleyos cabrones
que se ocupan en mirar
por el bien de los güevones
he venido a ajusticiar.
”Me llevaré a los que lucran
con la explotación de la obra
y al copyright involucran
mientras el autor no cobra.
”Me llevaré a los estrechos
que exigen compensación
porque ostentan los derechos
de una ajena creación.
”Vengo por los moralistas
que pretenden que se paguen
los precios inflacionistas
aunque en el autor se caguen.
”Vengo a fracturar las rentas,
las ganancias y los frutos
de los agentes de ventas
por abusivos y putos.
”Pescaré de los cogotes
a los que cobran licencias
y aunque firmen sus machotes
quedarán sin indulgencias.
”Y a los nefastos autores
que solo si cobran crean
entre fiebres y estertores
daré pago que no vean.
”Y los derechos de autor
a la tumba llevaré,
porque no haya cobrador
que en rico con ellos dé”.
Teman, pues, los leguleyos,
los mediadores infames,
los escritores gamberros
y los artistuchos truhanes
porque la Huesuda viene
a dejarlos bien pelones
y no importa si se tiene
mucho o poco, los doblones
ni los busca ni le importan;
solo quiere las canillas
recoger de quienes cortan
la cultura y las costillas
de los artistas honestos
roen con ansia ratera.
Los llevará a los funestos
pozos donde les espera
la pobreza de la muerte
y verán al fin su suerte
por bandidos, por tiranos,
por judíos draconianos,
por presumir de legales
cuando son explotadores
de bienes intelectuales
de los que no son creadores.

Último bimestre

Escrito de Tuzo Pillo publicado el miércoles, 1 de noviembre de 2017 | 00:00

Se acaba el año y aquí en Pillaje Cibernético vemos complacidos que las visitas no se acaban y que aunque las redes se nos han vuelto esquivas, estamos todavía dando putazos.

Pronto se avecina la segunda parte de la crítica al Castlevania de Netflix, así como algunas calaveritas y panteones, tan propias de esta época. No faltarán villancicos y deseos navideños para la última recta del año. El Pillaje no se acaba.

El homúnculo de las pesadillas

Escrito de E.J. Valdés publicado el miércoles, 25 de octubre de 2017 | 00:00

Colaboración especial de Oswaldo Calderón Domenico


Súbitamente me he dejado caer en la profunda aventura de los sueños. Voy a vagar y merodear por los parajes de milenarias experiencias, a donde los magos, los locos, los mortificados, los moribundos, los desesperados, los cansados, los enamorados, van a encontrarse con sortilegios y deseos inconscientes. Donde todos los rostros son sombras sólo reconocibles por mi espíritu etéreo y mortal. Allí donde escucho a los elfos en su canto de adoración a las estancias oníricas, acompañados de leones que han dejado la carnalidad, para transfigurarse en la fiereza de las llamas y en su rugido dejan escapar brasas incandescentes que envuelven a los astros. Allí donde me dejo tragar por el meta-universo.

Me encuentro entonces en la estadía de los caprichos de los sueños. Y como poeta o un esteta de los periodos de los albores del romanticismo, me insinúo al incierto recinto que tomará poseso a mis deseos vulgares, armoniosos y hasta enfermizos.  En esa tierra de misterios, en donde la luz y la lobreguez intiman como buenos camaradas, me encuentro cada vez más perdido y alejado de mi buena razón.

Atentos bien acerca de adonde fui a parar esta vez, volcado en un imprevisto cambio hacia la bestialidad de mi subconsciente. La fantasía ha sido cruel, y ha trastocado mi calma hasta llevarla a los estériles campos de mi desolación humana. He sido violentamente puesto ante los aposentos del homúnculo de mis pesadillas. Esa ingente masa de carne amorfa ha devorado ya por mucho tiempo a todos mis avatares, a mis proyecciones puras e impuras. Ha emergido este monstruo de la aridez de mi humanidad, de las cavernosas profundidades de mi reprimida carnalidad, del hambre de existencia por permanecer largo tiempo en la prisión del resentimiento. Puedo ver bien a esta carnosa manifestación de mis insanas tribulaciones, proyectando su imperioso dominio. Sí, este homúnculo es ahora rey de las ruinas del ímpetu y declara que su reino es vasto. Ha llegado con veintiséis rostros, con cuarenta bocas y media centena de brazos, con medio minotauro incrustado en la carne, con violentos corceles pelados y pegados a su piel; luchando por mover a toda la bestialidad presente, media docena de ancianos, extremidades dotadas de colosales músculos, fauces de todo tipo, ojos de todo tipo, horrendos gritos y chillidos de todo tipo, lenguajes de todo tipo, altares y crucifijos de todo tipo. Mirarme, pues, frente a esa bestialidad del surrealismo, de esa esencia ilógica, de esa manifestación de la lucha por la unidad y la simplificación de las cosas, donde converge la antítesis de la diversidad de todas las cosas. Lucho por preservarme vivo ante esa tribulación de interpretaciones, con lo opaco de mis ideas, con la humildad de todas mis expresiones y el regocijo de todas mis blasfemias. Sin embargo, voy y me pierdo de nuevo en esa masa de la unidad. Me absorbe, me devora y de nuevo acaba con mi avatar onírico. El homúnculo de las pesadillas, la glorificación de mi pensamiento, de mis miedos, de mis enfermedades, se ha alimentado otra vez de uno más de mis deseos.

La vida es para vivirla

Escrito de Papillón publicado el lunes, 23 de octubre de 2017 | 00:00

Me parece que lo que es, "es" porque tenía que ser, de otra forma no tendría sentido que fuera, es decir, que no fuera. Y como forzosamente es, forzosamente requiere estar, ¿cuánto tiempo?: Todo, porque si hubiera un tiempo que no fuera lo que hoy es, entonces ese tiempo ya no sería tiempo y empezaría a ser otra cosa, con lo cual sigue siendo siempre y, en consecuencia, no necesita un origen o un creador, ni un final. Solo es importante saber que está en constante cambio y que nosotros solo somos espectadores de esto que está aconteciendo por un brevísimo espacio de tiempo entre todo el inmenso tiempo que lleva siendo, como para preocuparnos por lo que va a pasar cuando nos lleve la verga o por lo que nos puso aquí antes de ser lo que somos.

La diferencia entre las hormigas y los hombres estiba en que unas caminan en 4 patas y el hombre en 2, porque si observamos a la escala que requerimos para este análisis, el hombre, en perspectiva, ¿qué diferencia tiene con respecto a la hormiga, si los dos trabajan para acumular y sobrevivir en épocas difíciles, los dos construyen y los dos crean sus grandes civilizaciones? ¿Qué se supone que entendemos por pensar? ¿Pensar qué en torno a qué? ¿Por qué el "instinto" de esos animales será suficiente para construir tan grandiosas obras de ingeniería (como las abejas en los panales)?, ¿cómo sabe la abeja que en la forma hexagonal de la celda cabe más miel?

Lo que es un hecho, es que no hemos encontrado una definición del hombre acorde a todo lo demás que existe. Desde su perspectiva más intrínseca, en la que nos cuestionamos lo que somos, pero englobando lo que somos realmente: seres de colores puestos en una pelota (supuestamente, si es que la tierra realmente es redonda), y a ese nivel, si los hombres poseen alma y los animales no, el alma pierde valor. Porque es como hablar nosotros ahora sobre los sentimientos de las hormigas: ridículo. No porque no los posean, que no podemos afirmarlo, sino porque la unidad a la que pertenecemos como especie, como seres o como individuos, está dentro de nosotros y de lo que concebimos como aquello que somos. Y así cada hormiga, cada hombre o cada grano de arena, será lo que es para que esto que está aconteciendo, sea. Y la posibilidad de ser espectador de este milagro irrepetible de la energía convirtiendo materia en colores y que podamos verlo y preguntarnos acerca de ello, es el único verdadero valor que puede tener esto que ninguno entendemos, de lo cual nadie recibió lecciones de cómo hacer en ella pero que pasa y pasa y pasa más rápido que lo necesario para entenderla. Este valor es la vida en sí misma y por sí misma, vivirla es, en consecuencia, el objetivo fundamental, final, único, irrepetible e irremediable de la vida. 

Random post Entradas aleatorias
 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger