Con tecnología de Blogger.
Últimas entradas

6WORDSMITH, Vol. 4

Escrito de E.J. Valdés publicado el jueves, 7 de septiembre de 2017 | 00:00

“6wordsmith” es un proyecto de microficción que descubrí en Instagram. Cada uno de los relatos que publican, escritos por los propios seguidores, consta de seis palabras. Para esta serie me he dado a la tarea de traducir algunos de estos textos sin violar la extensión establecida. El ejercicio me ha resultado en sumo interesante. Por desgracia, “6wordsmith” no da crédito a los autores. Que lo disfruten.




Your fingerprints have not washed off.
Tus huellas no se han borrado.


Violin for sale. No strings attached.
Se vende violín. No incluye cuerdas.


Everybody liked him. Nobody loved him.
A todo mundo agradaba. Nadie lo amaba.


Two lovers. One parachute. No survivors.
Dos amantes. Un paracaídas. Cero sobrevivientes.


Shot in crotch. No hard feelings.
Disparo a la entrepierna. Sin resentimientos.


“Hey, daddy? How was Earth like?”
“¿Oye, papi, cómo era la Tierra?”.


Selling parachute. Never opened. Slightly stained.
Vendo paracaídas. Nunca abierto. Ligeramente manchado.


Left for battle, never came back.
Salió a la batalla. Nunca regresó.


Immortal men attend the last funeral.
Los inmortales asisten al último funeral.


Unlock phone. Nothing. Lock phone. Loneliness.

Desbloquear teléfono. Nada. Bloquear teléfono. Soledad.

Penúltimo bimestre

Escrito de Tuzo Pillo publicado el viernes, 1 de septiembre de 2017 | 00:00

Caro público, cara pública: comenzamos el penúltimo bimestre del año. A lo largo de estos meses nuestro pillaje ha crecido y hemos logrado pillar ahí donde no lo esperábamos. El canal de Youtube se ha engalanado con nuevos contenidos y también nuestras secciones se han remozado. La página está radiante y estamos listos para comenzar los meses festivos con muchos ánimos y muchas entradas sabrosas.

En los próximos meses veremos nuevos vídeos, entradas de podcast, novedades de nuestra recientemente adquirida sección Letras Raras y un sinfín de curiosidades, como la inclusión de nuestras épicas batallas de rap, al menos en el papel; divertidas historias de ocho palabras, que llamamos 8gramas; nuestros clásicos artículos y mucha diversión.

Esperamos seguir contando con tu lectura y recomendación, porque todavía queda mucho pillaje por compartir.

Invisibilidad

Escrito de María Mañogil Feliciano publicado el lunes, 21 de agosto de 2017 | 00:00

Colaboración especial de Marilena de la Rosa.

Recuerdo cuando era niña y me tapaba los oidos cantando en alto mientras apretaba los ojos cerrándolos con fuerza. Ese fue uno de mis primeros métodos para convertirme en bicho bola.

Desde entonces, he perfeccionado tanto la técnica que ahora soy capaz de hacerlo hasta en una batukada, rodeada de tropecientas personas, cantando a la vez.

Y danzando.

No sé si es que el mundo es demasiado grande para mí o yo soy demasiado pequeña para él. Tan sólo sé que mis días se llenan de momentos en los que necesito hacerme bicho bola y salir rodando.

Otros, ponerme la capa de hacerme invisible y desaparecer entre el revoletear de palabras que no hacen más que llenar el cajón de cosas insulsas que ya me sé.

Y entonces me despisto y empiezo a volar con los ojos cerrados y el alma abierta de par en par, visitando lugares que extrañamente me sonrien al pasar sobre ellos. Me gusta besar sus nubes, porque sé que te acercarás y las rozarás con tu sonrisa, así a mitad que es como nos gusta.

Me gusta lanzar besos y pensar que te empaparás con ellos, como en otra vida lo hice yo con los tuyos.

Me gusta pensar que sonríes mientras me lees porque sabes que ese cosquilleo que a veces hace que te frotes alguna zona de la cara soy yo, soplándote para cubrirte de mí.

Me encanta pasear por ti sin que me veas, me encanta sentirte.

Me encanta vivir,

me encantas tú,

me encanta hacer,

me encantas en mi bicho bola,

me encanta ser,

me encanta estar,

me encanta bailarte,

me encanta ser yo, sin más…

Pero me encanta más si es contigo.
Así, dejaré siempre mi capa a la vista…
y cuando necesite pensarte seré bicho bola, y cuando necesite danzarte

seré aire,

en ti…

Mi bendita locura.

Ejercicios para comprender mejor la estructura del sujeto

Escrito de Tuzo Pillo publicado el jueves, 17 de agosto de 2017 | 00:00

Como sabéis, ilustre público, aquí en Pillaje Cibernético nos preocupamos horrores por la educación. Tanto es así que en un denodado esfuerzo por apoyar al magisterio militante en su siempre loable labor de enseñar al que no sabe, hoy esta entrada ofrece un simpático cúmulo de ejercicios que tienen la intención de reforzar el conocimiento de la gramática básica. Se trata, nada más y nada menos, que de veinte reactivos sobre el sujeto gramatical. Ojalá que os agrade o, al menos, sirva para que paséis un rato de ocio echando a andar las neuronas de la lengua.

Vale.

Portadas favoritas, vol. 1

Escrito de E.J. Valdés publicado el martes, 15 de agosto de 2017 | 00:00

Durante la realización del segundo episodio de Sequenza (que pueden escuchar aquí), Osiris y yo descubrimos un álbum titulado Vivaldi con moto, del violinista italiano Giuliano Carmignola. Su cubierta, que comparto debajo, juega con el título del disco, que se traduciría al castellano como "Vivaldi en movimiento", pero Carmignola se lo tomó tan literal que, en un gesto de gran humor, se retrató a sí mismo a bordo de una motocicleta.


A Osiris esto le pareció tan simpático que no pudimos dejar de mencionarlo durante el programa y, dado que es mi más sincero deseo que ella disfrute de más cubiertas como esa, me di a la tarea de reunir quince de las portadas más simpáticas que encontré de álbumes de música clásica. Espero que les resulten en sumo agradables tanto a ella como a ti, lector.















El cuento de la abeja pegada

Escrito de María Mañogil Feliciano publicado el lunes, 14 de agosto de 2017 | 00:00

Mi hija tiene fobia a las abejas.

Hace un par de veranos la escuché gritar desde el baño y cuando fui a ver qué le pasaba comprobé que se había colado una abeja despistada y con más miedo que mi hija. Creo que tenía fobia a los humanos.

Cuando conseguí que se calmara (la abeja) y dejó de revolotear, se quedó apoyada en el lavabo, agotada. La empujé con mucho cuidado y dejé que poco a poco se fuera subiendo a la palma de mi mano.

Así la llevé despacito hasta la ventana, pero se quedó allí agarrada o pegada, no sé. O dormida en mi mano. No quería irse y me imaginé que tendría que llevar a la abeja para siempre conmigo y darle de comer. ¿Qué comen las abejas? ¿polen?

¿Cómo sería ir con una abeja pegada a mi mano toda la vida y tener que ducharme con la mano alzada para no ahogarla y dormir con la mano fuera de la cama para no aplastarla?

Era mi mano izquierda, menos mal porque soy diestra y llevar a una abeja en la derecha me habría complicado mucho la existencia.

Volví a empujarla suavemente, esta vez invitándola a que se fuera; y me entendió, se despegó de mi mano y salió revoloteando por la ventana.

Nunca volvió a entrar.

En algún lugar, un otoño, una abeja anciana le relataba al inspector Musca: qué suerte que se despertó la humana y me empujó. Qué bien que pude desengancharme de su mano. ¿Cómo habría sido mi vida con una humana colgando siempre de mis patas?, ¿cómo habría podido volar?

¿Y con qué la habría alimentado?, ¿qué comen los humanos?, ¿polen?

Imagen cedida por María Magdalena Comas Pons, de la Asociación Balear de Parkinson.

Te sueño desnuda

Escrito de E.J. Valdés publicado el viernes, 11 de agosto de 2017 | 00:00

Colaboración especial de Raúl Picazo


Te sueño desnuda
en una tina con flores y duraznos.

Tu cuerpo flota
en un espeso manantial de colores silvestres.

Tu cuerpo, como luna,
escondido se encuentra,
apagado porque el sol de la una de la tarde
flota en el cielo.

Te sueño porque despierto
y mis ojos se entornan para imaginarte desnuda.

Mis letras existen como representación
de lo que eres:

mujer
bañada de flores y duraznos.

Vivaldi: una curiosidad

Escrito de E.J. Valdés publicado el jueves, 10 de agosto de 2017 | 00:00



Hacia 1713, Antonio Vivaldi estrenó un concierto para violín y cuerdas en Re mayor rematado con una peculiar dedicatoria: “a la solemnidad de la santísima lengua de San Antonio de Padua”. El entusiasta poco versado en menesteres religiosos puede preguntarse a qué obedece esta anotación y a ello traigo respuesta: esta obra, identificada hoy con el número 212 en el Catálogo Ryom (y que tiene un tercer movimiento precioso), fue escrita en honor de una de las más peculiares reliquias que encontramos en la historia del catolicismo.

Antonio de Padua, cuyo nombre verdadero era Fernando Martim de Bulhöes e Taveira Azevedo, fue un sacerdote portugués del siglo XIII que llegó a convertirse en uno de los santos más populares del rito católico; es rara la iglesia de esta denominación que no cuenta con una figura suya, y los fieles latinoamericanos le atribuyen toda una variedad de fantásticas cualidades: entre otras cosas, se dice que una oración dedicada a él ayuda a encontrar lo que se ha extraviado, que su “novena” hace milagros y que colocar una imagen suya de cabeza, o bien, arrebatarle al niño Jesús que lleva en brazos, puede traer el amor. Asimismo, se lo considera gran aliado de las solteronas desesperadas y se dice que solamente él puede conseguirle pareja a aquellas mujeres que se han colocado un vestido de novia ajeno. Sin embargo, esta asociación de San Antonio con el amor es más bien reciente, pues en realidad él solía ser mucho más conocido por asistir a quienes se dedican a la palabra; en vida él fue un gran orador, y era tan virtuoso que, cuando exhumaron  sus restos varios años después de su muerte, sus seguidores descubrieron que todo en su cuerpo se había corrompido salvo por la lengua, que presuntamente se conserva hasta hoy en la basílica que lleva su nombre, en Padua. Esta reliquia, al igual que otras tantas que proliferaron en Europa, fue objeto de considerable veneración los siglos siguientes, y puesto que Vivaldi fue un sacerdote activo en la cercana Venecia durante el siglo XVIII, es casi seguro que compuso su concierto con motivo de la fiesta del santo, que se celebra lo días 13 del mes de junio, y podemos tener la certidumbre de que esta obra se interpretó alguna vez en Padua, ante el altar que alberga su lengua.
 
Relicario con la lengua de San Antonio de Padua

Bueno, ahí lo tienen: este concierto está dedicado, literalmente, a una lengua. Recomiendo escucharlo en la grabación de la Orquesta de Cámara de Verona La Risonanza, con Juan Carlos Rybin en el violín.

Los meta-momentos de un perrito

Escrito de Yeyito publicado el miércoles, 9 de agosto de 2017 | 00:00

Cómo son de complicados los humanos. Me llevaron a un café pet-friendly, andaba yo abajo de la mesa dando de las vueltas esperando unas migajitas de galleta, un mendrugo de pan. Cuando me ruge la tripa perruna suelo ser muy drama-dog. Los humanoides de la mesa contigua platicaban sobre los sentimientos. Yo pensaba, qué padre, de perdido escucharé una historia entretenida mientras mis dueños se dignan a llevarme de paseo en el carro con clima, pero no.

Resulta que ahora los sentimientos deben ser entendidos como meta-momentos. E-e, están más allá del momento, yo pensé que hablaban de teorías físicas cuánticas, pero no, son estos rollos posmodernos pseudosicológicos que alguna como Harvard se inventó para "hacerse responsable" la falta de manejo de las emociones de sus alumnos. Decían que todos lo podemos aplicar porque es midfulness, muy de desarrollo personal, que Ruler y los pelos de Firulais, en fin, esto es lo que alcancé a captar:
-Temperamento y carácter: heredado pero se puede modificar
-Algo pasa, percibimos los sentimientos, hay que parar, imaginar la mejor versión de ti mismo, generar una estrategia y tener éxito.

Así me imaginé.
Algo pasa: se acerca el señor de la basura en el camión
Percibimos sentimientos: no, yo estoy programado para defender el hogar, no mataron a miles de lobos para que yo fuera domesticado en vano.
Hay que parar: ni el perro más viejo haría caso a esto, ¡por los ladridos de Firulais!
Imagina la versión de ti: esto es bien fácil, yo Yeyo persiguiendo el camión, yo Yeyo mordiendo al basurero, yo Yeyo jugando con la basura.
Generar una estrategia: pues si fuera gato tal vez ya hubiera descubierto cómo abrir la puerta.
Tener éxito: solo en mis pensamientos.

Nembe, ne, este ejercicio me hizo sentir tan frustrado como los humanos, con razón trabajan por dinero. Hagan caso a sus instintos cómo creen que han logrado supervivencia, la cultura nada más hará que se extingan. Si quieren dormir, duerman. Si quieren comer, coman. Si quieren aparearse, aparéense, si quieren lamerse la cola, lámansela. Se los digo yo que los miro siempre como objetos raros de estudio.Si nos portamos bien es porque ya sabemos que nos pueden correr de la casa. 


Épicas batallas de rap

Escrito de Tuzo Pillo publicado el martes, 8 de agosto de 2017 | 00:00


A principios de este año lanzaron el final de la quinta temporada de Epic Rap Battles of History, un proyecto que comenzó con mucha fortuna, aunque poco a poco fue perdiendo frescura. La idea, no necesariamente inédita, era poner a rapear personajes de diversos períodos históricos y ámbitos, con lo que la letra de su rap hacía referencias específicas y genuinas a ello. En un principio podíamos ver encontronazos como Beethoven contra Justin Bieber, Albert Einstein contra Stepehen Hawking, Abraham Lincoln contra Chuck Norris y, por supuesto, el célebre e injusto combate entre Darth Vader y Adolf Hitler. Parece que desde el principio se lanzaron con todo a conquistar la web, porque la producción fue in crescendo, al grado que la última temporada terminó con un recorrido por el estudio y el equipo que a lo largo de estos años se ha dedicado a traer a Youtube estos singulares combates.

No está el clima como para andar haciendo historiografía contemporánea, así que esta entrada, contrario a lo que puedan pensar, no va sobre el desarrollo del proyecto y su devenir. Hoy, como ha rato que no hago, vengo a ofrecerles una lista de las que, a mi juicio, fueron las mejores cinco batallas de las temporadas existentes. Si están haciendo matemáticas avanzadas —lo que coño se suponga que sea eso— están en lo correcto: una batalla por temporada. Ojalá que las disfruten.

1. Napoleón vs. Napoleón

Se trata de la novena entrega de la primera temporada. Todo un clásico que además ejemplifica bien lo que se puede hacer con algo de ingenio, mucho tiempo libre y un nombre internacionalmente reconocido.


2. Gandhi vs. Martin Luther King Jr.

Decimocuarta entrega de la segunda temporada. Nada como ver a dos pacifistas darse en la madre, además aquí le metieron mucho seso a las referencias, no fue la batalla superficial de toda la vida.


3. Gokú vs. Súperman

Octava entrega de la tercera temporada. No soy fan de DC ni de Dragon Ball, pero esta batalla está simpática, sobre todo porque se burlan de la cuadriplejía del primer Súperman. Merece la pena echarle un ojo.


4. Zeus vs. Thor

Tercera entrega de la cuarta temporada. Fue difícil decidirse, porque esta temporada estuvo fea con efe de f-culera, sin embargo esta entrega estuvo ingeniosa y visualmente destacable. Me impresiona que Lego se haya animado a proveer el vídeo.


5. Nice Peter vs. Epic Lloyd

Decimosegunda entrega de la quinta temporada. La primera temporada cerró con una pelea entre Nice Peter y Lloyd, lo que impresionó porque lejos de suponer el fin del proyecto abrió las puertas a las siguientes temporadas. Este final sabe a algo un tanto más grueso —y no es albur—, aunque no sabría decir con certeza si se trata de algo definitivo. No obstante creo que es bastante bueno y si supusiera la última de las batallas yo me quedaría contento.


Por lo visto vendrá una segunda edición de Epic Rap Battles of History, aunque no estoy enterado del todo y quizá en el futuro le dedique una entrada a ello. Lo único que resta por decir, como siempre buscando al afroamericano en el arroz, es que el problema de que este tipo de propuestas se realicen en el mundo anglosajón es que todo lo reducen a su universo de significados, de suerte que poco o nada entienden de verdaderos grandes nombres, como no sea su versión resumida y empaquetada en cajita feliz. Tampoco se puede culpar demasiado a nadie, a final de cuentas los que las producen son gringos y lo único que hacen es echar mano de lo que tienen alrededor, que puede ser mucho en materia tecnológica aunque sea prácticamente nulo en lo cultural.

Y, bueno, como difícilmente vamos a toparnos con productores de contenido hispanohablantes que quieran echarse el bulto de hacer algo, aunque sea remotamente semejante, no por copiar sino por darle un espacio a esos héroes y personajes desconocidos para el anglosajón, aquí en Pillaje comenzaremos a subir algunas propuestas de batalla de rap, en letra más que todo, a ver quién es el majo que quiere cantarlas y ponerles el sello fílmico (yo sé que deberíamos ser nosotros, con eso de que ya tenemos canal; pero no me atrevo a prometer nada todavía, ya saben que cuanto más grande la mazorca, más pronto comienza a desgranarse). Entre tanto, estad pendientes, chavalada, que se avecina algo grande, algo sin precedentes, algo épico.

Vale.

Romance de la educadora vengada

Escrito de Tuzo Pillo publicado el lunes, 7 de agosto de 2017 | 00:00

Para celebrar que Letras Raras viene a formar parte de la familia de Pillaje Cibernético, hemos colocamos esta entrada inspirada en uno de los textos enviados para el número de abril de 2016. Esperamos que disfruten de nuestros contenidos y colaboren ahora más que nunca.

Romance de la educadora vengada, por otro nombre llamado Cordelia

Yo que soy de los arbitrios
en el mundo literario,
si no en natura divino,
en lo humano de los casos,
por lo preclaro del juicio,
dispensador tan bizarro
que soy Júpiter y Minos,
aquí vengo a hacer decreto
tan necesario, tan fino,
tanto justo como urgente
y tan firme como pío
que alabanzas mereciera
si no hubiese yo querido
hacelle, pero me obligan
la nobleza y el cariño
que siento por las escuelas,
por la enseñanza y los libros
y, por cierto, por aquellas
que educan a nuestros niños;
y fue el caso aborrecible
que llegose a mis oídos
que una célebre Cordelia,
por recta y firme, castigo
de una autora malhadada
a padecer peste vino.
Es verdad que entre las líneas
de su cuento aborrecido
poco o nada se detalla,
mas muy mal me ha parecido
y usando mi facultad
de escritor docto y leído,
de mago, artífice y genio,
de buen poeta y de amigo,
haciendo la ficción larga
a resolver decidido
el entuerto desdichado
que esta ruin mujer ha escrito
os cuento sin dilación
que a Cordelia bien le vino
la fatídica mordida
del demonio en piel de niño
pues que luego que la fiebre,
los temblores y el vahído
le pasasen a la pobre,
vigorosa luego han visto
que se levanta triunfante
y con más rigor y ahínco
vuelve al plantel a encarar,
sin temor ya ni remilgos,
al arácnido bastardo
cuya mordida la hizo
si primero que padezca,
ya aguzada de sentido,
si débil en un instante,
poderosa, y sudor frío
ha sudado el ruin mocoso
que, sin haberlo querido,
por jugar una maldad
fabricó a su archienemigo.
No concluyo yo la historia,
quede aquí el cuento sencillo,
lección de los malportados,
de educadores alivio,
aliento para los rectos
y escarmiento a los torcidos.

Revista Letras Raras, junio 2012

Escrito de Tuzo Pillo publicado el domingo, 6 de agosto de 2017 | 00:00

Revista Letras Raras, junio 2012, año 2, no. 1

Spice - T

Escrito de E.J. Valdés publicado el viernes, 4 de agosto de 2017 | 00:00

Ya son lejanos los días de gloria de Mr. T. Luego de los éxitos que cosechó en los 80 como B.A. Baracus en The A-Team (Los magníficos, en América Latina) y Clubber Lang en Rocky III, la carrera de Lawrence Tureaud se fue en picada: durante los 90 apareció solamente en papeles menores, y el cambio de siglo terminó por relegarlo a sitios poco dignos de la televisión. Hoy ya no utiliza sus emblemáticas cadenas de oro, su mohicano es un despojo maltrecho por los tintes negros, y de sus músculos queda solamente un fláccido recuerdo. Toda una generación desconoce su nombre.


Al mismo tiempo que la fama de Mr. T se diluía entre los colores de los 90, cinco chicas inglesas se abrían paso a través de las listas de popularidad con un sencillo titulado “Wannabe”: las Spice Girls. Este conjunto pop se convirtió en un fenómeno global equiparable a los Beatles (no lo digo yo, lo dicen sus cifras de ventas), e incluso después de su separación en 2000 se sostiene como un acto en sumo influyente dentro del género, si bien sus ex integrantes no triunfaron como solistas. Si les tocó crecer en la década recordarán que, tal como sucede ahora con Justin Bieber o el reguetón, todo mundo amaba odiarlas.


Aunque no lo crean, los caminos de Mr. T y de las Spice Girls se cruzaron alguna vez. Les explico: hacia finales de los 90, a algunos ociosos del ciberespacio se les ocurrió realizar pequeñas (y muy baratas) historietas en las que Tureaud enfrentaba a una variedad de enemigos bajo las premisas más absurdas que se puedan imaginar; así, en sitios como Mr. T vs. Everything, Mr. T vs. The World y Mr. T vs. (almost) Everything lo vimos encarar a amenazas tales como Mr. Bean, los Cazafantasmas, Godzilla, Marilyn Manson, Eminem, AC/DC, Saddam Hussein, los Zerg de Starcraft, sus propios pensamientos negativos e incluso el mismo hundimiento del Titanic, entre otros. Estas hilarantes aventuras explotaban al máximo las maneras del personaje B.A. Baracus, como la expresión “I pity the foo!”, además de conferirle cualidades sobrehumanas equiparables a las de Chuck Norris (entre otras cosas, era indestructible a causa de todo el oro que llevaba encima). Su famosa camioneta GMC recibió un trato similar: así como corría por las carreteras podía hundirse cual submarino y surcar el espacio sideral a una velocidad que la cultura popular sólo puede medir como “helluva fast!”. Uno de sus enfrentamientos más célebres (o infames, según se vea) fue contra las Spice Girls: a decir suyo, la música del quinteto dañaba las mentes de los niños y era necesario arrojarlas —literalmente— de vuelta a la cloaca de donde habían salido: un lugar terrible conocido como Spiceworld. De entre todos los fantásticos encuentros que el Internet le inventó a Mr. T, ninguno fue tan trascendente como éste, tanto que en numerosos “episodios” se hacía alusión a las cantantes y su pavoroso reino de música pop.






Las aventuras de Mr. T en la red gozaron de considerable popularidad entre los usuarios más nerdy, sin embargo, no tardaron en sufrir el mismo destino que su carrera en la televisión: durante los primeros años del siglo XXI, tanto creadores como lectores perdieron el interés por ellas y los sitios que las popularizaran cayeron uno a uno; hoy solamente subsiste un número ínfimo de estas joyas de la cultura pop. Lamentable.

Pero ahí lo tienen: algo interesante se puede escribir sobre Mr. T y las Spice Girls si se tiene el suficiente conocimiento ñoño.

6WORDSMITH

Escrito de Diana Jiménez publicado el jueves, 3 de agosto de 2017 | 00:00











#6WORDSMITH Of much hate and love...
Random post Entradas aleatorias
 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger