Con tecnología de Blogger.
Últimas entradas

Solo existe un tiempo: La luz

Escrito de Papillón publicado el lunes, 15 de enero de 2018 | 00:00

Así como un espejo reproduce la luz cuando llega en forma de ondas y permite que se vean en forma de colores y estos, a su vez, dan forma a las cosas que se están reproduciendo (en el espejo), del mismo modo, el lente de la cámara capta esa reproducción de luz y permite que, abriendo el diafragma, se impriman las ondas de colores dando forma a la imagen de una foto. 


Eso es porque estamos captando la reproducción de la luz, es decir, de la realidad o del presente; porque el espejo no puede sino reproducir eso que está aconteciendo y una de las utilidades de la foto es captar precisamente lo que acontecía cuando se tomó la imagen; con lo que deducimos lo que ya se ha dicho: que con la luz nace el tiempo, como dice Einstein en su Teoría de la Relatividad y como afirma la Teoría del Big Bang -se supone que el universo es tan extenso como tiempo lleva existiendo, algo así como que el tiempo y la luz son lo mismo.


Y en ese tiempo está contenida la realidad, el presente constante que está deviniendo todo el tiempo, como producto del paso de la luz -siendo energía, siendo átomos, materia o como guste cada lector nombrarnos a todo lo que existimos, es la luz la que da cuenta de ello-. Nosotros somos catadores de esto con los ojos: la luz es la realidad y es la consecuencia de lo que inicia siendo calor -en el sol y las otras estrellas- y del cual se desprenden los rayos luminosos; de modo que este calor, que podríamos definir como energía, está sucediendo todo el tiempo, cambiando de forma; antes en supernovas, galaxias, agujeros negros y luego en planetas con personas, pero siempre en un mismo momento constante que inicia cuando empieza a existir y termina cuando se extingue, dos premisas poco discutibles porque, además, contradicen lo que dijimos arriba: que con la luz nace el tiempo y que en el tiempo está contenido todo (por eso los científicos no se interesan en lo que pasó antes del Big Bang, porque no hay forma de entenderlo y por tal, no hay razón para analizarlo).  

Y para que algo inicie, debe haber un pasado, y en la constancia de la realidad no existe el pasado, lo único que existe es el recuerdo de la forma que tuvo la energía antes, de la forma en la que la luz se reprodujo. Y el futuro, solo es la forma que adquirirá la energía ahora que siga cambiando...


Snoke: la promesa que no fue

Escrito de E.J. Valdés publicado el viernes, 12 de enero de 2018 | 00:00

Por Erasmo W. Neumann

Este apunte contiene spoilers


A una semana de su estreno, The Last Jedi ya es la cinta que más ha dividido a los fans de Star Wars; unos la sitúan entre las mejores entregas de la serie, mientras que otros la señalan como una abominación. Con todo y las positivas reseñas de la prensa, cada vez cobran mayor fuerza las segundas opiniones, y aunque por igual siento que mientras más la pienso menos me gusta, es un hecho que éste es un largometraje en el que no aplican los absolutos. No se puede (ni debe) ver en términos de blanco y negro, sino en una delicada escala de cincuenta sombras de gris, y es que nadie discutirá que la historia, escrita y dirigida por Rian Johnson, tomó sus riesgos: arrastró a la franquicia a terrenos nunca antes explorados sin importarle si en unos años se la compara con The Empire Strikes Back o con Attack of the Clones. Y tampoco reparó en disgustar a los teóricos expertos de la galaxia muy, muy lejana al romper con algunas de las líneas argumentales que introdujo su antecesora, The Force Awakens. Una de ellas es la que tiene que ver con Snoke, el líder supremo de la Primera Orden y responsable de la corrupción de Kylo Ren. Los escasos segundos que lo vimos en Episodio VII bastaron para generar numerosas interrogantes en torno a su personaje: ¿Quién es? ¿De dónde salió? ¿Acaso es un nuevo Señor de los Sith? ¿Es otro Darth? ¿Cómo condujo a Ben Solo al lado obscuro? ¿Y cómo levantó al Imperio de sus cenizas con semejante poderío? Cada pregunta sin respuesta nutría al Internet de teorías; en los dos años que separaron a una cinta de la otra leí y escuché las cosas más descabelladas: “es un antiguo asesino de Jedis”, afirmaban por aquí; “es Palpatine que sobrevivió”, vociferaban por allá; “es un superviviente de la masacre de Anakin”, sugerían por acullá; “es nada menos que Mace Windu”, sentenciaban más al fondo con convincentes argumentos; “es un villano original creado para esta trilogía”, dijo nadie, nunca... Bueno, a medio Episodio VIII el enigmático Snoke fue asesinado por su joven aprendiz y, con ello, todas estas suposiciones fueron rebanadas en dos. Cuando vi esto no pude sino pensar que Johnson le había pintado el dedo a todos los especuladores; al carajo con la identidad de Snoke. “Abajo con lo viejo, venga con lo nuevo”; algo así va el lema de la película, ¿cierto?

            Y esto se antoja tan anticlimático como inexplicable. ¿Por qué sacar de la historia a un personaje que causó tal revuelo? ¿De verdad ya había cumplido su función? ¿Por qué darle una muerte tan pobre cuando estaba haciendo un gran papel? Si bien es obvio que la producción se aprovechó de esa regla de los Sith que señala que el aprendiz terminará por eliminar a su maestro, yo me inclino por un motivo mucho menos profundo: no sabían qué hacer con él. Punto. Pienso que cuando concibieron a los personajes de esta trilogía, ni Lucas, ni J. J. Abrams ni Lawrence Kasdan tenían claro el propósito de muchos de ellos y en realidad no los habían enlazado con la primera trilogía. Nos presentaron a Snoke como el sucesor de Palpatine sin reparar en que tarde o temprano tendrían que explicar su existencia y, al no ocurrírseles el cómo, optaron por la salida fácil: eliminarlo de la continuidad para darle mayor protagonismo a Kylo Ren y que sean otros los encargados de las respuestas en el universo extendido. Después de todo, eso es justo lo que hicieron para “redimir” a la capitana Phasma luego de su risible papel en The Force Awakens (véanse el cómic Captain Phasma, publicado por Marvel, y la novela Phasma, de Delilah S. Dawson). Así que no nos mortifiquemos por la irresoluta identidad de Snoke: basta esperar a que surjan otros materiales diciéndonos lo que las cintas no pudieron sobre él. Incluso tenemos un importante antecedente en la trilogía original: el propio emperador Palpatine era tan enigmático al final de Return of the Jedi como cuando nos lo presentaron en The Empire Strikes Back. En dos películas no nos dijeron gran cosa sobre su origen; fue del universo extendido y de las precuelas que surgió la fascinante biografía que le conocemos ahora.


            La de Snoke es solamente una de las decepciones que encontré en la trama de The Last Jedi, una cinta que sin lugar a dudas se sostendrá polémica hasta el estreno de su sucesora, cuyos guionistas tienen una labor que no envidio: conducir a buen término esta historia y sus cabos sueltos. ¿Qué se dirá de Episodio VIII cuando se la mire en retrospectiva? ¿Se la considerará el Attack of the Clones de la trilogía de secuelas o, cual Anakin Skywalker, se redimirá y alcanzará el estatus de culto? Ese veredicto lo dictará el tiempo. Mientras tanto, que la Fuerza nos acompañe en estos tiempos de turbulenta fanaticada y nos prepare para las sorpresas de Episodio IX

#8GRAMAS - No. 01

Escrito de E.J. Valdés publicado el jueves, 11 de enero de 2018 | 00:00

8gramas son ficciones de estrictamente ocho palabras. Con gusto presentamos la primera entrega.

¡Tú también participa! Si te interesa, no dejes de comunicarte con nosotros.








El tiempo no existe.

Escrito de Papillón publicado el miércoles, 3 de enero de 2018 | 00:00

No es que el tiempo no exista, porque el tiempo es solo la medida consciente o división elocuente de sucesos que, si bien nos permite hacer cálculos, también es cierto que es circunstancial en el momento en el que es el hombre es el que atribuye las cualidades con las que lo mide. Sobre todo cuando la ciencia viene a decirnos que el tiempo no es lo mismo para todos y que si te paras en una estrella, si pudieras, envejecerías más lento. 





Lo que existe es otra cosa que, aunque esté contenida por el tiempo (atendiendo que solo es una cualidad asignada por el hombre), representa todo lo que existe, existió y existirá; porque independientemente del tiempo que hace o del tiempo que hablemos, hay una cosa que lo engloba todo, siendo él mismo, ya no en el tiempo que sucedió o sucederá, sino siendo la suma de todo, y en la suma de todo, las partes solo son cifras.


Como las manchas de lama en una cascada por la que escurre agua, que aparecen, crecen, se secan, se pudren, se hacen piedras que por miles de años engendran vida, florecen las flores, todas distintas unas de otras, como los hombres: manchas en el tiempo que lo es todo y en el que flota como una pamesa en el aire: brillante, caliente, efímera y abrumadoramente mortal. 

Que dejará de ser para no ser más. 

¡2018 ya llegó!

Escrito de Tuzo Pillo publicado el lunes, 1 de enero de 2018 | 00:00

¡Cara chavalada!

Estamos ya de vuelta este año que pinta fenomenal para nuestro sitio y para todos aquellos que son fieles seguidores del pillaje.

Aunque el año pasado haya sido complicado, aunque nos hayan cerrado Twitter para robarnos datos personales, aunque hayamos perdido amistades y no repuesto ninguna, aquí no se nos acaba la pachanga ni el deseo de seguir ofreciéndoles los contenidos que aman.

2018 viene cargado de novedades, por ejemplo: los 8gramas. ¿Qué son? ¿Con qué se comen? ¿Cómo puedo ordenar más de tres en una sola sentada? Paciencia, amigos, paciencia de la buena. Poco a poco irán descubriendo de qué va esta nueva propuesta de la que tú, ¡sí, tú! ¡Tú! Caro lector, cara lectora, tú puedes ser parte activa y eficiente. En los próximos días iremos soltando la convocatoria pertinente. Baste decir que es algo de mucho gusto y edificación para cualquier ingenio.

También vienen de la mano las Foto ficciones, pequeños pedacitos de creatividad multidisciplinaria y ¡en tamaño de bolsillo! Ya hemos estrenado un piquín esta modalidad, que puede disfrutarse en nuestro siempre presente aunque pocas veces mencionado Tumblr, además de otras lindezas de la etiqueta #LoQueNoEntraEnElBlog, ¡apúrense a checarlas mientras están calientes!

Junto con ello, seguimos abiertos a colaboraciones, además de los artículos y textos que ya conocen y que adoran.

A saber qué calzones son los necesarios para atraer el pillaje, lo que es cierto es que aun a rais seguimos aquí y vamos pa' largo.

31 de diciembre

Escrito de Tuzo Pillo publicado el domingo, 31 de diciembre de 2017 | 00:00

El último día del año trae también la última entrada de la temporada.

Hicimos muchas cosas y nos divertimos.

Ahora solo falta participar en el conteo.

¡Billy Zane no lo salvará del tráfico!

Escrito de E.J. Valdés publicado el jueves, 23 de noviembre de 2017 | 00:00


Estaba atorado en el tráfico de Avenida Guerrero. Aunado a que ésa siempre es una zona complicada en hora pico, a un infeliz se le había descompuesto la máquina justo en la rampa que conduce al Puente Corregidora, y los automóviles que intentaban cambiar de carril y aquellos que se los impedían sólo contribuían al caos. Cuento de nunca acabar. Estaba cansado tras un día duro en la oficina y, aunque deseaba llegar a casa cuanto antes, sortear este embotellamiento me tomaría, cuando menos, cuarenta minutos. Aferré las manos al volante y subí el volumen a la música: en esos casos no queda más que resignarse. Sin embargo, de repente todos comenzamos a avanzar y muy pronto estuve cerca tanto del sitio del percance como de una calle que podía sacarme de allí y llevarme a mi destino. ¿A qué se debía este súbito cambio de marcha? No tardé en descubrirlo: varios metros más adelante un hombre organizaba el flujo vehicular. Con singular dinamismo ayudaba a que todos rodearan el coche descompuesto, apresuraba a aquellos automovilistas fisgones que se detenían y se aseguraba de que aquellos que tomarían el puente no estorbaran el paso de quienes no. Cuando estuve más cerca y pude ver su rostro, éste me resultó tan familiar que bajé la ventanilla para asomar y cerciorarme de que no lo confundiera: era Billy Zane, el actor de Hollywood. ¿Qué hacía la estrella de Titanic y The Phantom allí, en medio del tráfico de las siete? No tenía idea, pero nos había ahorrado mucho tiempo a todos los que circulábamos por allí.

            “No cabe duda de que también es un héroe fuera de la pantalla”, pensé.

            Mas una máxima universal dicta que cuando las cosas van demasiado bien, sin falta algo estropeará todo, y aquella tarde no sería la excepción. Cuando ya veía cercana la desviación que me llevaría a Bulevar Colosio y a mi hogar, unos golpes en la portezuela me sobresaltaron. Volteé para descubrir que se trataba de mi amigo, el señor Pereira, a bordo de su bicicleta. Sonreía como hace cada que trama algo en mi contra.

            —¡Billy Zane no lo salvará del tráfico! —me dijo, y pedaleó hasta donde el actor dirigía los coches—. ¡Eh, Zane! —le gritó—. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste en una película? ¡Eres un fraude! ¡Tu carrera está acabada!

            Al escuchar esto, la carismática sonrisa de Billy Zane dio paso a una amarga mueca. Fue como si las palabras del señor Pereira le hubieran encogido el corazón. Entonces dejó de dar indicaciones a los automovilistas y, presa de la congoja, fue y se encogió en posición fetal a la orilla del camino. Sin él para guiarlos, los conductores pronto retomaron sus barbáricas costumbres y, en cuestión de segundos, el flujo ordenado se convirtió en el alboroto típico de aquellas horas. La desviación que antes viera tan cercana, de pronto estaba muy, muy lejos.

            —¡Billy! —grité por la ventanilla—. ¡Regresa por favor! ¡Te necesitamos para salir de aquí! ¡Billy!

            Pero el actor estaba demasiado inmerso en la autoconmiseración como para escucharme: se había hundido igual que el Titanic.

            Entonces el señor Pereira de nuevo zigzagueó entre los coches hasta mi ventanilla.

            —¡Se lo dije! ¡Billy Zane no lo salvará del tráfico! ¡Disfrute del embotellamiento!


            Y dicho esto pedaleó veloz entre aquel río de luces amarillas y rojas hasta perderse de vista, mientras que yo me quedé allí varado, muy lejos del descanso que anhelaba, otra media hora.

Tú eres

Escrito de Tuzo Pillo publicado el miércoles, 15 de noviembre de 2017 | 00:43

Suene el nombre tan callado,
por lo abyecto de su caso,
y al sonar ábranle paso
porque entonces ha estallado,
con la furia de la inquina,
contra el hombre señalado
el petardo ya anunciado
que a ultimarlo se destina.
Y coloquen en sus muros
cuantos lo aman ciegamente
con orgullo, alta la frente,
sus descargos y conjuros,
sus excusas y defensas,
contrataques y reveses,
como obedientes las reses
sufren del vaquero ofensas
con tal que los tiernos pastos,
por él antes escogidos
y por ellas tan queridos,
hagan las veces de abastos,
no importa a quién en la yerba
donde tan tranquilas pacen
o forzaran o ultrajasen
sin la mínima reserva
las ansias de su pastor
que, como buen protestante,
si ve a Cristo por delante
va detrás Judas traidor.
Nómbrese a sí mismo y diga
que él es él; que ellos, nosotros;
que los victimarios, otros
y que nadie lo desdiga.
Ea, pues, Felipe Montes,
que en el mundo eres infame,
échale más leña al mame
antes que a la ley afrontes
y en discurso tan sagrado
como es el pedir justicia
plágate de la estulticia
que te ha caracterizado:
dinos algo que nos guíe
a saber que lo hiciste
por mucho que lo escondiste
a la luz hoy sale y ríe
de saber que la confianza
que rompiste con ultraje
de la cárcel el paraje
ante ti pinta en venganza.

Panteón a las putas que malatienden

Escrito de Tuzo Pillo publicado el lunes, 13 de noviembre de 2017 | 00:00

Las que se quejan porque sin hacer,
aunque dizque jalan, nada reciben
tan solo del hambre han de fenecer
si antes por huevonas no las proscriben.
Todas las putas del ramo,
desde estiradas careras
a las que cobran un gramo,
serán tristes calaveras.
Las que se sienten preciosas
por tener culazo y tetas
como no salgan de ociosas
serán huesos en chancletas.
Las que salen cada noche
a esperar que las inviten
y una jarra a troche y moche
beben sin que las inciten
y después quieren botellas
y privados especiales
pero interponen querellas
a los toques iniciales
serán inertes canillas,
tibias, cuando fueron frías,
raídas de las polillas
y calaveras vacías.
Las que por dentro «no, nada»
y por afuera «jamás»
en una zanja orinada
tendrán su tumba y no más.
Las que el número te dan
prometiendo de cumplirte
y al llamarlas nunca están,
o dicen, por eludirte,
serán tilicas piltrafas
que tendrán en el sepulcro,
en pago por sus estafas,
un cajón vacío y pulcro.
La Flaca vendrá a llevarse
a las que, una vez sentadas,
hallan cómo relajarse
lanzando a todos cagadas.
A las que piden dos chelas,
para ellas y sus amigas,
y, después, hasta las suelas
a renovarles te obligas
por haberlas convidado,
la Pelona justiciera
las hará hueso pelado
en atuendo de tanguera.
A las que piden canciones
cobradas que nunca suenan
la Huesuda a trompicones
volverá ánimas que penan.
A aquellas putas gritonas
que ensordecen a sus clientes
la Calaca hará pelonas
tembeleques y silentes.
En fin, a todas las viejas
que se quejan del negocio
pero nada las pendejas
hacen por salir del ocio
irán derecho a parar
al pozo del camposanto
y aunque quisieren cobrar
no valen sus vidas tanto.
Las rameras hacendosas más ganan
en esta vida difícil, jodida,
aunque sus nombres de siempre profanan
y dicen que se morirán de sida;
lo cierto es que las putas que trabajan
a la Muerte o le rezan o barajan
y en vez de inanición, que es fin abyecto,
encuentran el final de su trayecto
en males de aristócrata opulento,
pese a que mueren pobres, lo comento:
algunas carcomidas de cirrosis
pero las más de recia sobredosis.

Infinity Stones: ¿en dónde están?

Escrito de E.J. Valdés publicado el miércoles, 8 de noviembre de 2017 | 00:00

Este apunte contiene spoilers

Se acerca el gran momento del universo cinematográfico de Marvel con la primera parte de Infinity War, a estrenarse en mayo de 2018. Luego de diez años y casi veinte largometrajes de por medio, los Avengers por fin enfrentarán a Thanos en el que será el evento fílmico del año. Las Gemas del Infinito (rebautizadas como Infinity Stones dentro de esta continuidad) serán parte central de este conflicto, y en el presente apunte quiero repasar el paradero de cada una de ellas hasta el final de los eventos que vimos en Thor: Ragnarok.


Space Stone (azul)
Almacenada en el Tesseract, un artefacto cósmico que, de alguna manera, llega a la Tierra durante la Segunda Guerra Mundial y forma parte de los planes de conquista de Red Skull. Posteriormente Loki lo adquiere para desatar la invasión Chitauri en The Avengers y, tras ser derrotado, éste regresa a Asgard. En Thor: Ragnarok vemos el Tesseract en la bóveda de Odín junto con otros tesoros. Es muy probable que de nuevo esté en poder de Loki, pues bien pudo hurtarlo antes de detonar el Ragnarok.

Mind Stone (amarilla)
Previo a los eventos de The Avengers, Thanos forja una lianza con Loki y le entrega un centro que utiliza, entre otras cosas, para manipular a Hawk-Eye y Erik Selvig. Después de la batalla de Nueva York, el cetro cae en manos de Hydra y Ultron lo recupera para dar vida al androide Vision en Age of Ultron, quien hasta ahora la conserva.

Reality Stone (roja)
Su única aparición es en Thor: The Dark World. Malekith la utiliza para construir el Aether. Tras su derrota, los asgardianos entregan esta arma al Coleccionista, en cuyo poder permanece.

Power Stone (morada)
Está contenida en una esfera que Star-Lord obtiene al principio de Guardians of the Galaxy. Este objeto cruza su camino con sus nuevos aliados y con Ronan el Acusador, quien desea recuperarla para Thanos. Durante la aventura, el Coleccionista revela que el orbe contiene en su interior una Gema del Infinito, misma que los Guardianes utilizan para salvar a Xandar. Tras el conflicto la entregan a los Nova Corps, quienes aún la resguardan.

Time Stone (verde)
Está contenida en el Ojo de Agamotto, el amuleto que Stephen Strange utiliza para salvar a la Tierra de Dormammu. Posteriormente fue almacenada en Kamar-Taj, en Nepal.

Soul Stone (naranja)
Ésta es la única gema cuyo paradero no ha sido revelado. Corren numerosas teorías al respecto, algunas de las cuales fueron desmentidas en Thor: Ragnarok, como que ésta se encontraba dentro de Odín mismo o era parte de Mjölnir. Persisten, sin embargo, aquellas que apunta a los ojos de Heimdall o al meteorito que dio origen al Vibranium en Wakanda. Puesto que Black Panther es la única película que resta antes del estreno de Infinity War, es probable que por fin la veamos allí, o bien, en el transcurso de la batalla contra Thanos.



El Universo Cinematográfico de Marvel arrancó, sin proponérselo, en 2008 con Iron Man, y sabemos que seguirá activo por lo menos hasta 2020, año en que se estrenará la tercera parte de Guardians of the Galaxy. Si acaso vivirá más allá es algo que está por verse pero pinta muy probable.
Random post Entradas aleatorias
 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011-2015. Pillaje Cibernético - All Rights Reserved
Template Created by Easy Blogging Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger